Content feed Comments Feed

Lollipop: una stripper contra la mafia

James Jakodema dirige en su primera película y con toque tarantiniano a Jesse Jane en el papel de una stripper que estafa a la persona equivocada.

Bikini Bang Bang: amigas, armas, dinero y sexo

Tres amigas se embarcarán en un viaje lleno de armas, violencia, sexo y dinero para rescatar a su mejor amiga, secuestrada por culpa de los líos de su novio.

Snow White: la cara oculta del cuento

Axel Braun recrea el cuento de Blancanieves con Riley Steele en el papel protagonista y Jessica Drake como la reina malvada. Sexo y ambición en una fantasía medieval.

No Way Out: Ash Hollywood, asesina a sueldo

Ash Hollywood es secuestrada y convertida en una asesina a sueldo. Pero cuando empiece a habituarse a su nueva identidad, una tración en la organización pondrá en jaque su vida.

Traci Lords: Filmografía de la actriz prohibida (1984)

Un repaso exhaustivo a la filmografía de una de las más grandes actrices porno de todos los tiempos: Traci Lords.

Próximamente...

GIRLS SEX TRICKS: la primera película como directora de Lara Tinelli

CHAMPAGNE SHOWERS: Francois Clousot dirige su propio Bar Coyote

GLUTTONY: el segundo pecado capital de James Deen

DESERT HEAT: Un asesino y muchos jóvenes sexualmente activos en un motel. ¿Adivinas el final?

White Witch: magia blanca para cine negro

Scott Allen se confirma como director revelación en esta cinta sobre un detective que cae en una espiral de magia, locura y desesperación para resolver su caso.

Greed: el primer pecado de James Deen

James Deen se convierte en un hombre sin escrúpulos que seduce, retiene y colecciona mujeres para su placer sexual. Alektra Blue es la siguiente.
CahayaBiru.com
Mostrando entradas con la etiqueta Reportajes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Reportajes. Mostrar todas las entradas

Las reglas no escritas del porno americano

viernes, 24 de enero de 2014

Escribí este artículo para la web www.estrellasdelporno.comdonde 
fue publicado el pasado 6 de eneroSin embargo, he querido incluirlo 
en Porno Gafapasta para compartirlo con todos los lectores de este blog.

Desde sus inicios en los años 70, el cine porno ha sido terreno de libertad y de provocación. Por ello, ha sido perseguido (en Estados Unidos) por distintos gobiernos en diversos momentos y, salvo en contadas y sonadas ocasiones, nada ha hecho a los productores y directores porno parar la marcha o cambiar lo que estaban haciendo. Pero, aunque en aquella 'tierra de libertades' su Primera Enmienda (libertad de expresión) les ampare para hacer el porno que quieren hacer, lo cierto es que existen ciertas reglas no escritas que la propia industria X usa para autocensurarse y evitar problemas.

En Estados Unidos, estas reglas se conocen con las siglas CURBFHP, que traducidas al castellano forman el acrónimo, mucho más pronunciable, NOVAPAD. A saber:

- N: Niños. (C, de children). Nada de niños en escenas porno.
- O: Orina o defecación. (U, de urination). Nunca mezclar estos actos con el sexo.
- V: Violación. (R, de rape). No simular violaciones en las escenas de sexo.
- A: Animales. (B, de bestiality). Nada de sexo con animales.
- P: Puño y pie. (F, de fist and foot). Prohibido el fistfucking. Ni puños ni pies en coños o culos.
- A: Asesinato. (H, de homicide). Nada de simular homicidios o desmembramientos mezclados con sexo.
- D: Dolor. (P, de pain). Nunca infligir dolor extremo.

Los acostumbrados a ver porno estaréis diciendo que muchas de estas reglas se incumplen asiduamente, y no sólo en Europa, más liberal para estas cosas. Es cierto, sobre todo en los productos que se distribuyen por Internet. Pero la mayor parte de los productores americanos, para evitar problemas, intentan seguir estas normas, que nacieron como la hoja de ruta de la procuraduría de Los Ángeles para la persecución del porno.


En 'Bella loves Jenna', de 2004, no vemos cómo Jenna Jameson le mete el puño a Belladonna en su esperada escena; pero se lo metió. En 'Upload', de 2007, había escenas con fisting y pissing, pero las imágenes se eliminaron en la edición en DVD para USA. Y en 'Brianna Love: Her fine sexy self', de 2007, hay una paliza al final con bastante mala leche, pero fuera de cámara. Autocensura para evitar problemas.



En cambio, otros pasan, a veces, de estas pautas. Así, tenemos escenas como la del final de 'Pure', de David Aaron Clark. En ella, Asa Akira (atención, spoilers) droga y se folla a Keni Styles para, al final, cortarle y arrancarle de cuajo la polla en una escena de lo más explícita. Y nadie dijo nada, no hubo problemas.

Clark no ha sido el único que se ha 'saltado las reglas'. Sin embargo, saltarse todas salvo la de niños y animales en 'Forced Entry' y otras producciones supuso la cárcel, en 2009, para Rob Black y su mujer, Lizzy Borden, especializados en imágenes extremas e impactantes. Y abusar de la orina y jugar con la duda de los niños (sólo la duda, la actriz dice en la película tener 12 años aunque es mayor de edad) también llevó a juicio a Max Hardcore en 2002. Aunque entonces se libró, acabó entre rejas en 2008 por producir y distribuir material obsceno, los mismos cargos de Black y Borden.

Pero, como he dicho, no es una ley, sino una serie de pautas no escritas que pueden poner en marcha un proceso judicial, unos criterios que la Administración sigue para evaluar si el contenido de las imágenes es 'ofensivo para la sociedad'. Eso consideraron, en 2001, del vídeo 'Tampa Tushy Fest', de Seymure Butts, por pasarse con el fisting; pero sus abogados aportaron documentación suficiente para argumentar que es una práctica habitual y aceptada en la comunidad gay y lesbiana, y todo acabó con un "no culpable" y todos para casa a darle al puño.


Hecha la ley, hecha la trampa. Y cuando ni siquiera es ley, todo se convierte en un juego del gato y el ratón donde el perseguido juega con los límites que el otro vigila, para esquivar problemas. Prácticas como el fisting o infligir dolor como parte del juego sexual son cada vez más habituales y toleradas; pero aún hay productores que evitan estas prácticas, como el resto de 'prohibiciones'. Así, gran parte de la industria se autocensura, creando un producto aceptable para la moral de la justicia americana y que marca, a su vez, un estándar; es decir, el producto que, en teoría, consume el espectador medio.


Pero, ¿es ese el producto que quiere la mayoría de pornófilos? ¿Son las prácticas que censura la lista NOVAPAD un producto minoritario por ser extremas o por el hecho de no ser las habituales? Pero, sobre todo, ¿quién debe marcar los límites: los productores, el público o la moral colectiva de la sociedad? Son preguntas que nadie contesta mientras -nosotros- seguimos viendo porno.

Porno: pólvora para la publicidad viral

lunes, 25 de noviembre de 2013

Publicidad viral es aquella que no sólo está hecha para que el espectador la vea y quede más o menos persuadido por el producto, sino que también busca que el espectador hable de ella, la comente, la comparta, la recuerde y asocie todo ello a una marca. La publicidad viral tiene un origen y va multiplicándose y difundiéndose gracias al boca a oreja (hoy en día twitter, blogs, etc.) y creciendo su impacto libre y exponencialmente. Y todo ello con un bajo coste. Y esta publicidad suele jugar tres bazas: el humor, el desconcierto y, como no podía ser de otra forma, el sexo.

Y es que el sexo (y su representación audiovisual, el porno) atrae e interesa al espectador, llama la atención, gusta (superados prejuicios, tabúes y falsas morales) a todos por igual y hace moverse a la publicidad a un ritmo aún más rápido que el humor. Todos recordamos a la motera que buscaba a Jacq's, al chico de la obra que se quitaba la camiseta para beber Coca-Cola o la chica que tenía un orgasmo lavándose el pelo con champú Herbal Essences. El sexo es pólvora para la publicidad, y el porno, cada día más normalizado, es una mecha extraordinaria.

Diesel realizó una exitosa campaña en 2008 para celebrar su XXX aniversario (sí, la cifra no fue casualidad) con aquel vídeo de Porno SFW (safe for work), una serie de escenas de porno ochentetero y noventero con dibujos pintados encima que, aunque dejaban claro que estábamos viendo porno, no permitían ver la acción y daban un punto de humor. Sexo, humor y desconcierto.


Rammstein también utilizó el porno en 2009 para promocionar (en Internet, claro, imposible en televisión) su tema 'Pussy'. Fue tan fácil como grabar un videoclip con sexo explícito simulando escenas de cine X. Resultado: todos hablando de "la nueva canción del grupo ese que canta heavy en alemán, ya sabes, los del 'Te quiero puta'". Y es que lo importante es que hablen de uno, aunque el que hable no tenga ni idea de lo que dice.


El Getafe F.C. recurrió a algo parecido en 2011 con su campaña 'Siendo más, seremos más grandes'. El anuncio animaba a los socios del Club a donar esperma para crear más socios y que lo hicieran viendo una película porno sobre el Getafe, para asegurarse, claro está, de que de ahí salga un auténtico seguidor. El anuncio era bueno, pero es que además la película porno en cuestión se creó de verdad, una pieza de 10 minutos que se coló entre lo mejor del porno español de ese año. Todo el mundo (periódicos 'serios' incluidos) hablaban sobre el anuncio del Getafe y todos, acto seguido, buscaban si la película 'Zombis calientes del Getafe' existía de verdad. Exitazo viral.


Para una campaña muy diferente como es la de igualdad salarial para las mujeres, la publicidad echó mano el año pasado de Sasha Grey, una de las grandes figuras del porno que se ha pasado al lado mainstream. En el anuncio, Sasha cuenta que desde los 18 años ha trabajado de profesora, de enfermera, de secretaria... y que esos trabajos le han proporcionado respeto y dinero, mientras vemos que a su alrededor, en la mansión, hay gente follando. Y es que Sasha se refiere a que todos esos trabajos han sido papeles en el porno, ya que, como intenta transmitir el anuncio, el único trabajo donde las mujeres cobran más que los hombres es el porno, la única oportunidad para no estar por debajo salarialmente. La unión de la desigualdad de sexos con el porno de una manera positiva trajo polémica, lo que aumentó la viralidad del anuncio e hizo que consiguiera el objetivo de los publicistas: gran difusión por internet gracias al boca a oreja.


En 2012, la agencia de publicidad Saatchi & Saatchi, una de las más prestigiosas del mundo, hizo una campaña con el porno como telón de fondo para pomocionar su muestra de nuevos directores en el Cannes Lions International Festival of Creativity. En el anuncio, podíamos ver a un director porno con aspiraciones de cineasta que vive sus rodajes X como si de publicidad se tratara, pasándose de intenso, meticuloso y creativo, desconcertando incluso a los actores. Al final, el anuncio dice "¿Estás pensando en dirigir anuncios? Ven a la muestra de directores de Saatchi & Saatchi". De nuevo, el uso del porno, y más por una agencia tan reconocida como ésta, hizo que el anuncio lograra rápidamente más de 100.000 reproducciones en Youtube y repercusión mediática para la muestra de directores. Un éxito.


Y claro, si lo que quieres es ya vender sexo directamente... los publicistas irán de cabeza al márketing viral y a por todas. Este mismo año, la empresa MiKandi (que había creado una aplicación con contenidos pornográficos para Google Glass que fue rechazada por Google) creó la 'primera película porno con Google Glass', que más que una película porno fue un vídeo viral para dar a conocer su marca y darle, de paso, en las narices a Google. La versión sin sexo explícito para Youtube funcionó realmente bien, con más de cinco millones de visitas. Y claro, ya que estaban dejaron circular también la versión sin cesurar...

  

El Ayuntamiento de Cartagena (Colombia) recurrió también a un anuncio 'pornográfico' para su campaña de promoción del uso del condón. El vídeo (que ha quedado tercero en los premios El Dorado 2013) simula ser una película porno (atentos a los nombres de los actores) titulada 'Tetanic', una producción de lo más prototípica en la que cuando los actores ya están a punto de follar... ella le pregunta si tiene condón y, al no tenerlo, se va y termina la película, cortando el rollo a los espectadores. 'Todo termina si no hay condón', reza el eslogan. Tras la polémica por el anuncio (como casi siempre), el vídeo ha corrido por Internet y ya tiene más de 100.000 reproducciones en Youtube.


Y el Salón Erótico de Barcelona de este año también ha triunfado con sus spots virales 'La hamburguesa' y 'La parada' y su eslogan 'Saca la guarra que llevas dentro'. Repercusión en los medios (para bien y para mal) y miles de reproducciones en Youtube. Y la cámara oculta con Nacho Vidal de farmacéutico para promocionar 'Fortiplus' también corrió como la pólvora por Internet. Ambas campañas fueron obra de Vimema, especialistas en márketing viral. Y, recientemente, el juguete sexual Klic-Klic ha recurrido a la misma empresa para crear su vídeo viral, un excelente spot con la maravillosa Claudia Bomb corriendo por el bosque. Todo el mundo compartiéndolo por Internet y hablando de ello y con una inversión en difusión cero. 


Yo ya estoy esperando el próximo viral...

El primer anal de las estrellas

jueves, 10 de septiembre de 2009


La primera escena anal de una actriz de cierto renombre es siempre un acontecimiento ampliamente anunciado por la productora y muy esperado por los fans. Son muchas las actrices que tras un largo periodo en la industria se han lanzado a su primera escena anal. De igual manera, muchas otras, como por ejemplo Jenna Jameson, se han negado en redondo a practicar sexo anal ante la cámara y han mantenido su promesa hasta el final. Márketing, convicción, miedo o proceso natural, el anal siempre planea sobre la carrera de las actrices como un reto y un punto a favor. Hoy repasaremos el debut anal de algunas renombradas estrellas del porno americano; algunas de ellas verdaderas expertas, hoy en día, en esta práctica. Tory Lane no está en la lista, pero esa imagen habla por su sola.

·

Belladonna (Real Sex Magazine 31, 2000)
En una carrera tan dilatada (perdón por la expresión) como la de Belladonna podría ser difícil hasta para ella saber cual fue su primera escena anal. Pero todo indica que su primer trabajo en el porno, una escena con Chris Cannon en "Real Sex Magazine 31", fue el estreno anal de Belladonna ante las cámaras. Tenía entonces 18 años y esa escena, pobre, sin duda, pero histórica, marcaría el inicio de su carrera en el porno. Bella era rubia en aquel momento y no podía ni imaginar lo importante que iba a ser en el mundo del porno.


-


Carmen Luvana (The Perfect Secretary, 2005)
El caso de Carmen Luvana fue diferente al de Belladonna. Ella llevaba un tiempo en el porno y ya se había hecho con un nombre en la industria cuando decidió dar el salto al anal. Y Adam & Eve lo publicitó a bombo y platillo para vender la película que iba a acoger la escena. Se trató de "The Perfect Secretary", un filme de Nick Orleans que versionaba "Secretary", de Steven Shainberg (como, a su modo, también hizo Paul Thomas en "Burn", con Jenna Jameson). Vincent Vega fue el afortunado que compartió la escena anal con Carmen, escena que los fans de la puertorriqueña llevaban más de tres años esperando.


Carmen Luvana - The Perfect Secretary (ANAL!) brought to you by PornHub
-


Jessica Drake (Beast, 2001)
Dos años después de iniciarse en el porno, Jessica Drake se estrenó analmente junto a Evan Stone en Beast, una de esas magníficas películas que hacía Michael Raven antes de llegar a Wicked Pictures. Fue precisamente esta productora la que publicitó cuatro años después un "primer anal de Jessica" en su comedia One man's obsession. Técnicamente, a lo sumo, era la primera escena anal para Wicked Pictures (bien seguido de el de Eternal y Manhunters), pero no era su primer anal ante las cámaras. Unos años después, se lanzó a su primera doble penetración en un filme de Brad Armstrong, "Fallen".




Jessica Drake -  Beast anal scene
from vianinha
on EmpFlix.
-

Julia Ann (Julia Ann: Hardcore, 2006)
El caso de Julia Ann es, sin duda, histórico. Tras más de trece años en la industria, Julia decidió estrenarse analmente ante las cámaras. Debutó en 1993 junto a Janine Lindemulder en "Hidden Obsessions", de Blake, con la famosa escena del dildo de hielo. Era conocidísima y muy respectada, pero algo se desató dentro de ella y la hizo cambiar. Pasó de los filmes delicados y chic a dar el salto al gonzo más cañero al transformarse en una MILF. Y fue esta película, producida por Wicked Pictures, la que marcó la diferencia. Julia y Manuel Ferrara protagonizaron una escena histórica que hizo a Wicked vender esta película como churros. Además, realizó en esta película su primera doble penetración. Tremenda.


-

Cytherea (I've Never Done That Before #14, 2003)
No todas las actrices le pillaron el gusto a esto del anal. Cytherea, la reina indiscutible del squirt, ha realizado solamente tres escenas anales en su carrera, que abarca más de 250 títulos. La primera vez fue también su primera película, "I've Never Done That Before #14", una serie basada en los estrenos sexuales. Fue el veterano Tyce Bune el encargado de desvirgar analmente a Cytherea, que si volvió a hacerlo de nuevo no fue precisamente por gusto. ¿Exigencias del guión?



-

Devon (Intoxicated, 2005)
La fantástica Devon comenzó en el porno en 1998 y en seguida se convirtió en uno de los nombres importantes del momento. Escultural, bella, con estilo... lo tenía todo, pero se resistía a hacer escenas anales. Tuvieron que pasar más de siete años hasta que Devon decidió romper esa barrera y lanzarse al anal. Fue en "Intoxicated", un producto hecho a medida por Celeste, una de las directoras estrella de Digital Playground. El guaperas Scott Nails tuvo el honor de protagonizar esta escena romántica con el estilo inconfundible de Celeste.


-

Alexis Texas (Alexis Texas is Buttwoman, 2008)
El de Alexis Texas es posiblemente el estreno anal más esperado y anunciado de la historia. Y Alexis lo hizo a lo grande, protagonizando la nueva edición de la serie Buttwoman. Sin duda, era el culo más deseado del porno americano y sólo le faltaba una escena anal para entrar en el Olimpo de las pornstars. Decidió que sólo lo haría si Mr. Pete, su pareja y también actor porno, coprotagonizaba la escena con ella. Así fue y Elegant Angel nos ofreció la escena más esperada del año. La escena no fue todo lo buena que se esperaba, pero mereció la pena. Su segundo anal llegó en "Big Wet Asses 14", a ver si se aficiona.


-

Stoya (Jesse Jane: Lust, 2007)
La carrera de la delicada Stoya está siendo meteórica. Empezó en 2006 en el filme alt de Jack The Zipper "Razordolls". Y en tan solo tres años, ha fichado en exclusiva para Digital Playground, ha participado en los blockbuster "Pirates II" y "Cheerleaders", tiene cinco películas con su nombre en el título y ha sido actriz revelación en los AVN. Su primer anal no se hizo esperar mucho tiempo y en 2007 decidió hacerlo con Johnny Sinz en "Jesse Jane: Lust". Más tarde repitió en "Cheerleaders" junto a Manuel Ferrara, siendo ya una auténtica estrella, pero esta fue su primera vez.



www.tuporno.tv

Tera Patrick (Caribbean Undercover, 2000)
Terminamos (por hoy, si os ha gustado haré una nueva entrada de estrenos anales, proponed chicas) con una de las divas de porno, Tera Patrick. Analmente virgen durante sus cinco primeros años de carrera, Tera Patrick decidió añadir esta práctica a su repertorio sexual y lo hizo en "Carribbean Undercover". Se anunció a bombo y platillo su primera escena anal en "Teradise Island: Anal Fever", pero fue seis años antes con Anthony Crane cuando Tera dio el paso.





The Michael Raven Collection

lunes, 23 de febrero de 2009

La productora Sin City ha sacado a la venta un pack de 4 DVD titulado "The Michael Raven Collection", que incluye cuatro de las mejores películas del director americano: "Underworld", una visión urbana del mito Orfeo; "Watchers", un historia de asesinatos que deriva en un juego entre ángeles y demonios; "Beast", una transposición de la Bella y la Bestia, alejada del original y sumida en el mundo del bondage; y Adrenaline, una historia mucho más realista que las anteriores con dos delincuentes sin escrúpulos en el centro.

Sin duda, estas cuatro películas son una muestra inigualable del talento de Michael Raven, que desplegó sus mejores muestras de originalidad y genialidad en su etapa en Sin City (aunque en Wicked Pictures haya creado también obras fantásticas como "The Visitors" o "Beautiful", por ejemplo). Y es que Raven parecía mucho más suelto, mucho más libre en su etapa en Sin City. Sin duda, el sexo era mejor en sus filmes pre-Wicked: más duro (aunque sin pasarse), más realista, más carnal y morboso. Argumentalmente, también ha creado grandes películas en Wicked, pero estas rezuman otro aroma, más libertad creativa.

Sea como sea, este pack de Sin City conforma una estupenda muestra de la calidad cinematográfica de este director que decidió entrar en el mundo del porno tras ver las grandes obras de los 90 de otro de los visionarios del género, Michael Ninn. Larga vida al porno de calidad.

Julia Ann: del glamour al gonzo

viernes, 20 de febrero de 2009


Hoy os traigo a Julia Ann, una estupenda actriz X americana que hace honor al tan denostado calificativo que es MILF. Julia cumplirá en octubre los 40 años y en estos momentos está viviendo una de las épocas más salvajes de su carrera.

Julia siempre se ha caracterizado, o, al menos, era mi impresión, por su clase, por su glamour, por ser una de esas actrices como hay pocas, una de esas mujeres que tienen auténtica presencia en cualquier escenario. Julia Ann siempre tuvo su lugar en el porno argumental de mayor calidad y el conocido como "porno chic", abanderado por directores como Cameron Grant, Michael Ninn o Andrew Blake. De hecho, Julia debutó en uno de los más célebres filmes del porno americano: "Hidden Obssesions", dirigido por Blake en 1992 y donde representó la célebre escena del dildo de hielo junto a Janine Lindemulder.

Uno de sus más célebres papeles protagonistas fue en el ya clásico de Cameron Grant "Elements of desire", donde Julia desplegaba sus fantasías diseñadas por otro de los estetas del porno. La década de los 90 fue realmente fructífera para Julia y el nuevo milenio comenzó con fuerza participando en proyectos de Paul Thomas, Michael Ninn o iniciando una de las sagas del entonces novato Joone (director de las dos partes de "Pirates"), "Island Fever".

Pero he de reconocer que, aunque seguramente la había visto antes, yo conocí realmente a Julia Ann cuando cayó en las manos de uno de los mejores directores de cine X del nuevo milenio, Michael Raven. La relación de pareja entre la actriz y este director (que bebe de las aguas de Ninn, Blake y Grant) supuso unas cuantas obras fantásticas. La primera fue "Paradise Lost", un viaje onírico hasta el inframundo de una relación de pareja resquebrajada, una obra compleja y bellísima estéticamente. Más tarde y entre muchas otras películas argumentales de calidad con otros directores, Julia rodó con Raven filmes como Beautiful (una fantástica transposición original, nada tópica y ambientada en los años 50 de Blancanieves, en la que participaba también una novata pero encantadora Stormy Daniels) o Killer Sex & Suicide Blondes (una película de cine negro en estado puro con una Julia vengativa y mortal), entre otras.

Sin embargo, durante la última mitad de esta primera década del nuevo milenio, Julia se ha desatado. Aunque se la ha podido ver en películas más o menos acertadas como "Love Always", de Brad Armstrong, "Melt", de David Stanley, o "Touched", de Randy Spears, Julia se ha acomodado en el gonzo, participando en un gran número de películas en las que nunca hubieramos esperado verla. Tanto dentro como fuera del género MILF, Julia Ann se ha desatado salvajemente y se ha dejado ver, por ejemplo, en la serie "Blow me sandwich" y en muchos otros títulos gonzo como el recién estrenado "Dreamgirlz 2". La mujer del glamour, explotando en mucha ocasiones su título de MILF, ha abandonado el porno argumental y de calidad que le dio la fama por el desfase sexual.

Así, Julia llega a los 17 años de carrera dentro del mundo del porno. El año que viene cumplirá su mayoría de edad en la industria y nada indica que vaya a volver al porno argumental. Nada en contra, por supuesto, ningún lugar mejor para lucir el cuerpo y las dotes sexuales que el gonzo. Sólo siento que con ella se ha ido una de las mejores intérpretes argumentales del porno contemporáneo. De todos modos, la seguiremos.

Feliz Navidad

miércoles, 24 de diciembre de 2008

En estas fechas, el cine y la televisión nos inundan con películas ambientadas en Navidad o con la Navidad como excusa argumental. El cine porno tampoco se ha librado de esta fiesta y, además de gonzos donde lo único navideño son los trajes de las chicas, también nos ha regalado unas cuantas películas en las que sobrevuela la Navidad. Aquí van unas pocas. Si sabéis otras, dejadlas en los comentarios. Feliz Navidad!!!



Basado en la obra de Charles Dickens "A Christmas Carol" (tantas veces llevada al cine), Shaun Costello dirigió en 1975 "The Passions Of Carol", en la que Carol Scrooge (Mary Stuart), jefa de Beaver Publications, hace trabajar en fin de año a Bob Hatchet (Jaime Gillis) para terminar una de sus revistas. Esa noche un antiguo novio muerto hace muchos años visita a Carol y le introduce a los tres fantasmas que intentarán salvarla del mal camino en el que se encuentra. Rodada en NY poco antes de que la industria porno de NY muriera para renacer en la costa oeste, el filme cuenta con Day Jason, Mary Stuart, Sonny Landham, Marc Stevens, Susan Sloan, Alan Marlow, Kim Pope, Jamie Gillis y Ashley Moore, con Mary Stuart en cuatro de las cinco escenas.

Con un argumento similar, James Avalon dirigió "White Angel", donde un proxeneta interpretado por Anthony Crane es visitado por un ángel blanco, interpretado por la espectacular Stacy Valentine vestida de blanco, que le hará ver sus malas acciones. Junto a Stacy, podemos encontrar a Chloe, Ruby, Candy Apples, Laura Palmer, Leanni Lei, Kimberly Jade, Charlie, Flower, Paris Blue, Kalani, Reyna Via, Lucia, Mark Davis, Michael J. Cox y Hershel Savage, entre otros.

"Silent Night" es un filme dirigido por Axel Braun para Ninn Worx en 2006. Se trata de un vignette de cinco escenas, con introducción argumental para cada una, con la Navidad como tema principal. Hailey Paige, Jassie, Melissa Lauren, Moni Michaels, Regan Reese, Riley Shy, Herschel Savage, Jay Lassiter, Sascha y Scott Nails forman el reparto.


"Crescendo 2012" y "The Last Rose" (ambas de David Stanley) tienen la noche de fin de año como fecha sobre la que gira la trama argumental (mucho más la primera que la segunda). En "Crescendo 2012", Randy Spears y Kirsten Price organizan en su casa la que podría ser, según las predicciones, la fiesta del último día de la tierra, el fin de año de 2012, fecha en la que el mundo se acaba. Lo que iba a ser una celebración loca y llena de sexo, será, además, el día en el que estos dos amigos se darán cuenta de que están enamorados. Una película original y divertida.
En "The Last Rose" podemos ver como el fin de año es una fecha clave para el personaje que interpreta Randy Spears, en la que lo sucedido marcará toda su vida y la de la co-protagonista, Sasha Grey. Ariel X., Jayna Oso, Jenaveve Jolie, Kirsten Price, Lily Page, Vanessa Monet, Barrett Blade, Chris Cannon, Eric Masterson, y Randy Spears intervienen en "Crecendo 2012" y Evan Stone, Randy Spears, Stephanie Swift, Eric Masterson, Kimberly Kane, Barrett Blade, Dana DeArmond, Lindsey Meadows, Sasha Grey, Ryder Skye, Jandi Lin y Kelly Skyline hacen las delicias de los espectadores en "The last rose".

Filmografía Jenna Jameson I (1994-1999)

sábado, 27 de septiembre de 2008


Comenzamos hoy el repaso a la filmografía de la genial Jenna Jameson, actriz favorita de este blog y una de las más importantes de la historia. En este primer post (habrá dos), repasaremos su carrera en la década de los 90, incidiendo principalmente en su trabajo en el porno argumental.

Así, dejaremos de lado, por esta vez, con alguna excepción reseñable, las recopilaciones de escenas, los cameos, las películas en las que tiene alguna escena sexual pero no participa en la trama ('The F Zone', Jim Enright, 1995), los vignettes sin apenas argumento -aunque buen sexo- ('The Kiss', Jim Enright, 1995; 'Jenna Ink', Brad Armstrong, 1996 y 'Pure', Armstrong/Steel, 1996), sus trabajos 100% sexo ('Built for Speed', Brad Armstrong, 1997 y 'Hell on Heels', Brad Armstrong, 1999), los DVD interactivos y sus trabajos mainstream.

***

Fantasy Women (Andrew Blake, 1994)

Cuando se habla de los inicios de Jenna Jameson, raramente se menciona este trabajo, pero en él fue la primera vez que pudimos ver a Jenna Jameson inundar la pantalla. Realmente, no podemos decir que sea su primera película porno, ya que 'Fantasy Women' es una película softcore, más explícita que una cinta erótica, pero donde no llega a haber sexo y pornografía propiamente dicha. Con mucho glamour, una fotografía excelente, mujeres de infarto, buena música, cámara lenta y cuidadas localizaciones y vestuario, es un trabajo del estilista Andrew Blake en el que Jenna comparte pantalla con gente como Deborah Welles, Celeste, Chasey Lain o Julia Ann.

Tenemos a Jenna en dos escenas: un breve tease en el que se medio desnuda y podemos ver sus preciosas tetas naturales, y un lésbico con Christine Tyler en el que demuestra su sensualidad y sexualidad inherentes, y en el que abundan las caricias, las miradas, los besos, los paseos de lengua y hasta algún dedo que roza en sitios prohibidos; pero donde no se puede decir que haya sexo, aunque las imágenes sean explícitas y no se deje ningún rincón de las chicas sin mostrar. Rodada en 1993 y estrenada en marzo del 94, se trata de un trabajo menor para ambos artistas; pero, sin duda, una buena forma de comenzar una carrera. Recordemos que Blake ya era entonces un reconocido director gracias a obras como 'Night Trips' o 'House of Dreams'.


Elements of desire (Cameron Grant, 1994)

Estrenado en abril de 1994, este es el primer feature pornográfico con Jenna Jameson entre su reparto. Sin embargo, Jameson fue acreditada en esta película como Daisy (nombre que la acompañó en sólo un par de películas) y era presentada en sociedad con esta película junto a las también novatas Draghixa y Maeva. 'Elements of desire' cuenta la historia de Julia Ann, una mujer aburrida y con un matrimonio vacío, cuya imaginación y fantasía sexual despierta a causa de su situación y de los filmes eróticos y pornográficos de su nueva televisión por satélite.

Este argumento es más una excusa para un buen número de escenas sexuales de gran nivel. Se trata de un clásico muy bien rodado (aunque con la música a lo Kenny G. que abundaba a principios de los 90) que cuenta con un reparto de infarto: una joven Julia Ann en plenas facultades, Celeste, Shayla Laveaux, Tiffany Minx y Asia Carrera, entre otras. Jenna protagoniza una escena lésbica con Draghixa realmente suave que, desgraciadamente, es la peor del filme. La carátula con Julia Ann es la original del video y la que tiene a Jenna es de la reedición en DVD, aprovechando su nombre y su imagen.


Up and Cummers 11 (Randy West, 1994)

Como he dicho antes, tenemos que hacer alguna excepción y hablar de títulos no argumentales. Y es que la escena que protagonizó Jameson en este gonzo de Randy West fue su primera escena heterosexual. Un mes antes, en mayo de 1994, se había estrenado 'Up and Cummers 10', en la que sólo tuvo una escena lésbica con la también novata entonces Kylie Ireland. Jenna siempre dijo que su primera vez ante la cámara fue con un hombre viejo y desagradable; este era Randy West. ¿La gracia de la escena? Randy se corría dentro de Jenna y después veíamos como salía el semen de dentro de ella. En esta película y en todas las que estrenó en 1994, podemos ver a Jenna Jameson antes de operarse, con sus pechos naturales. Esta carátula, de una reedición de cuando Jenna ya era famosa, vendía el vídeo como Jenna Jameson antes de los implantes.


Cherry Pie (F.J. Lincoln, 1994)

Cuando se dice que la de 'Up and Cummers 11' fue su primera escena hetero es que fue la primera que grabó y salió a la venta, eso está claro. Pero ese mismo mes, tan sólo 12 días después, salió a la venta 'Cherry Pie', la primera película propiamente dicha ('Up and Cummers 11' era sólo una escena gonzo) en la que Jenna tenía que actuar y, además, tenía una escena con un chico. Y, seguramente, la primera vez que el gran público reparaba en ella, ya que tuvo mucha más difusión y publicidad que el gonzo de West y es la coprotagonista de la película. Por desgracia, es una de las pobres películas que hizo con F.J. Lincoln. Aquí, Jenna y Eva Flowers son muy buenas amigas y las dos están enamoradas de otro gran amigo de ambas, Jonathan Morgan. Es el cumpleaños de Jonathan y esperan poder tener algo con él, pero él llega con la noticia de que tiene nueva novia (ni más ni menos que la tremenda Kim Chambers). Poco más. Jenna y Eva tienen un número lésbico tras asegurarse de que Jonathan las verá y, al final, después de que veamos que Chambers es un poco guarra y se folle (con un gran anal incluido) a un amigo de Morgan, Jenna y Eva se follarán a Jonathan y le harán elegir entre una de las dos. La película (una comedia, aunque no hace reír mucho) es bastante pobre, pero es una de las imprescindibles por lo ya mencionado y por ser una de sus películas rodadas antes de la operación de pecho en julio de 1994.


Baby doll (F.J. Lincoln, 1994)

'Baby Doll' (estrenada en agosto de 1994) es el primer trabajo como protagonista absoluta de Jenna, en el que la podemos ver jovencita, preciosa y con su pecho natural (aunque parece algo más grande que en sus anteriores películas, aún no se había operado, debe ser un efecto de la cámara). Lo cierto es que estaba genial en esta época. Por su parte, la película es bastante floja. Jenna es una aspirante a modelo de fotografía que se ha mudado a Los Ángeles desde su Iowa natal y que no quiere rebajarse a follar con todos para triunfar. Sin embargo, no parece haber muchos más caminos para ello. Nada destacable en la película salvo el culazo de Jasper y la dulce Jenna, en un buen lésbico con VixXxen y luciendo cuerpo en un polvo en el estudio con Marc Wallice, con un estupendo plano de Wallice corriéndose mientras la cuela entre las piernas y el coño de Jenna.


The Dinner Party (Cameron Grant, 1994)

'The Dinner Party' no es tan conocida como 'Elements of Desire', pero sigue esa línea de vignette elegante y artístico que tanto le gustaba a Cameron Grant. El planteamiento es muy simple, una cena de gala en una mansión donde los comensales comparten sus fantasías sexuales. Encontramos buenos números como el trío inicial en el campo; el jugoso lésbico en la cocina empapado en leche de Juli Ashton y Tammy Parks; el trío entre Kylie Ireland, Yvonne y Mark Davis visto, en parte, a través de una pantalla de agua; Celeste, Debi Diamond y Misty Rain follando en la consulta del médico con mucho aceite de por medio, algo de fetishismo y un collar de perlas juguetón (¡cómo gustaba la masturbación con collar de perlas en los 90!); un estupendo polvo sin tocarse, con un cristal de por medio, entre Norma Jeane y Sean Michaels, y una orgía final con tres parejitas tras la cena y el repaso de fantasías.

Jenna, que no está en la cena sino que es parte de una de las fantasías, aparece con Diva vestida de cuero y en plan dominante follándose en una fábrica a Frank Towers. Su papel es de los menos destacables de su filmografía (sólo participa en una escena sexual y no tiene frase ni papel), pero es la última de sus películas en las que lució sus estupendas tetas naturales. Aquí, todavía aparece acreditada como Daisy, así que aunque se estrenó después de las dos películas que hizo con F.J. Lincoln (en septiembre de 1994), lo más probable es que se rodara antes.


Virtual Reality 69 (Jim Enright, 1995)

Virtual Reality está a punto de convertirse en una película muy interesante en diversos momentos del metraje, pero no llega a hacerlo. Empieza como un feature sin pretensiones. Jenna ha creado en su casa un sistema de realidad virtual enfocado al sexo que logra una experiencia completa, que los cinco sentidos participen en el viaje mental. Cuando parece que sólo van a ser escenas sueltas cada vez que ella (o su amigo Steven St. Croix) usan el dispositivo, un extraño personaje aparece en la historia y todo parece virar hacia un thriller de ciencia ficción bastante interesante y con posibilidades. Sin embargo, el guión falla hacia el final inexplicablemente y todo concluye sin más, resultando ser una cinta sin mucho que aportar. Sexualmente, Jenna (que está muy mona y jovencita en su papel) tiene una estupenda escena lésbica y algo fetichista con Nikki Tyler y un buen número con Steven St. Croix, ambos en la realidad virtual.


On her back (Bud Lee, 1995)

'On her back' es una divertida y entretenida comedia en la que Jonathan Morgan da vida al artista Michelangelo (hablando en inglés con un acento italiano ridículo y diciendo alguna palabra en español). El Papa le pide que pinte la Capilla Sixtina, pero a él le da un poco de pereza y le parece malgastar su talento pintar un techo. Aún así, acepta por una considerable suma. Sin embargo, la película va realmente de su hermana, Michelangelina (Dyanna Lauren), también una gran artista, pero que vive a la sombra de su hermano y marginada laboralmente por ser una mujer. Ah, y resulta también ser virgen, algo que remediará durante la película al tiempo que logra hacerse con el trabajo del 'techo'.

Por desgracia, Jenna Jameson llevaba poco tiempo en el negocio y sólo tiene aquí un papel secundario en una escena de sexo; pero lo cierto es que es una de las más bellas escenas de la película y de la filmografía de Jenna. Anna Malle revela los secretos del sexo a la virginal Dyanna Lauren en el jardín, usando su lengua sobre (y dentro) de Lauren disfrutando de la lección, y Jenna presencia la escena desde cerca, masturbándose. Al rato, Malle se levanta, se quita la ropa y sigue la función con Jenna mientras Dyana disfruta del espectáculo masturbándose. Bien rodada, bien editada y un gran espectáculo sexual que ningún fan de estas tres actrices debe perderse.

Pero Jenna (acreditada tan sólo como Jenna, sin apellido) no vuelve a aparecer. Aún así, la película vale la pena. Se nos muestra que la pequeña polla del 'David' fue un error por culpa del modelo y de las interrupciones, la pereza que le daba a Michelangelo pintar un techo tan grande, que Dante era un bohemio que se tiraba vírgenes mientras les hablaba del poder del sexo y que con una buena mamada se curaba el machismo. Y es que Lauren termina la película follándose al Papa (Joey Silvera, muy divertido en su papel, como Morgan) para conseguir el trabajo. Todo ello, con una excelente banda sonora de grandes temas de la música clásica.


Exposure (Toni English, 1995)

Sin duda, la carrera de Jenna no empezó a despegar con buenos proyectos hasta que fichó por Wicked Pictures y Brad Armstrong y Greg Steel empezaron a dirigir buenas películas y a darle a Jenna el papel protagonista. Todavía trabajando por libre, en 'Exposure' Jenna interpreta a la esposa de Brad, un hombre íntegro que ha trabajado duro para conseguir un ascenso. Sin embargo, su jefa es la neumática Celeste y ella sólo quiere aprovecharse de él, que deberá follársela si de verdad quiere ascender. Lo hace y luego Celeste se lo cuenta a Jenna y también se la folla en la única escena de Jenna en la película. La verdad es que esta cinta de Toni English no es nada del otro mundo, pero nos da el placer de ver a Jenna con Celeste y a Celeste follando con Brad y, atención, con Rocco Siffredi, con el que Jenna compartiría escena ese mismo año en otra película.


Photoplay (Layne Parker, 1995)

Poco que destacar de esta película de Jenna con Layne Parker, director que en nueve años de carrera hizo sólo 15 películas y que es más conocido por ser el marido de Ashlyn Gere que por su trabajo como cineasta. Jenna es aquí una fotógrafa arruinada por culpa de su novio (que se tira a Anna Malle y se ha fugado con la pasta). Jenna se tirará a Ashlyn Gere (con la ayuda de un Tom Byron con el pelo largo) y luego se comerá a Felecia mientras Bobby Vitale se esmera por detrás. Aún no había llegado el momento de brillar para Jenna, aunque hace un buen trabajo teniendo en cuenta el personaje con el que jugaba.


Starting Over (Layne Parker, 1995)

Jenna repitió con Parker ese mismo año, esta vez en una película un poquito más entretenida. Jenna descubre que su novio la engaña (él le ha sacado pasta para regalarle joyas a su amante) y decide marcharse de casa. Todo esto, después de acceder a la petición de su novio de acostarse con su jefa, encarnada por Felecia, algo que hace obligada, pero con lo que parece divertirse. Jenna se marcha a Las Vegas, donde podrá volver a empezar olvidando el pasado con Bobby Vitale. Sí, ya está, los guiones de Parker no daban para más. Eso sí, entre medias, el lésbico entre Jenna y Felecia, Jenna masturbándose en la cama y follando con Vitale, una doble penetración para Roxanne Hall, un buen polvo de Anna Malle y una escena de grupo con Dallas, Roxanne Hall, Alex Sanders, Anna Malle y Marc Wallice.


Where the boys aren't 7 (Ernest Greene, 1995)

'Where the boys aren't' es una saga de cintas lésbicas iniciada por Paul Thomas (bajo el nombre de Judy Blue) en 1989. Hasta el momento, se han hecho 19 partes (con historias independientes), la última en 2008, y Jenna ha participado en la séptima (dirigida por Ernest Greene) y en la 14, 16 y 17, las tres dirigidas por Chi Chi LaRue, uno de los directores fetiches de Jenna junto a Zen, Armstrong y Sterling. En esta séptima parte, Jenna Jameson interpreta a una jovencita nueva en la ciudad que va a parar a un pub llamado Cocktails en el que Janine Lindemulder es la camarera, en el que actúan Asia Carrera al piano y Dyanna Lauren cantando y en el que, esa noche, han acudido dos cazatalentos musicales interpretados por Christy Canyon y Julia Ann. Casi nada.

Con este panorama y una original, barata y bien utilizada puesta en escena teatral, lo que nos presenta la película es cómo la amistad, el amor y la relación laboral de Asia y Dyanna se verá afectada por las ofertas discográficas de Julia y Christy y por Janine que, al tiempo que se interesa por la nueva chica (Jenna), tiene un idilio con Asia. Así, con una acción lésbica sobresaliente y un look plenamente noventero de las chicas, tenemos escenas entre Asia y Dyanna; entre Canyon, Dyanna y Julia Ann; entre Asia y Janine (¡qué ferviente manera de comerle el culo a Asia!); entre Jenna y Janine y, cómo no, una orgía ideada por Jenna entre las seis chicas del reparto sobre el piano blanco y el suelo escaqueado. Un lujo para los amantes del porno lésbico y los seguidores de cualquiera de las chicas del reparto.


Silk Stockings: The Black Widow (Geraldine Greystoke y Greg Steel, 1995)

'Silk Stockings...' es una encomiable película de Greg Steel junto a una desconocida Geraldine Greystoke de la que no se volvió a saber nunca más. Steven St. Croix está en la cárcel y echa la vista atrás sin entender cómo ha llegado a esa situación. Como se intuye desde el principio, ha sido sólo la marioneta de una femme fatale interpretada por la arrolladora Tiffany Million. Se trata de una historia de detectives y doble juego bien trabajada en la que Jenna Jameson juega un papel en apariencia menor, una de las putitas de Colin Hamilton, marido de Tiffany y dueño del bar en el que trabaja St. Croix. Más adelante se revelará que Jenna es algo más que un juguete sexual.

Jenna aparece de seguida con poca ropa, en un espectáculo lésbico privado para Colin con Tiffany Minx, y luego vuelve al final, tirándose a uno de los detectives del caso. Entre medias, Million se lo monta con St. Croix y luego con el otro detective, el veterano Steve Drake; Nicole Lace tiene dos buenos números con Tom Byron y Bobby Vitale, y Barbara Doll, Jordan Lee y Olivia montan un buen espectáculo con Vince Voyeur. Una parte sexual más que aceptable para una película que va cogiendo fuerza a medida que pasan los minutos, aunque el final sea algo previsible.


Priceless (Jim Enright, 1995)

Tras un año ajetreado con varios features 'pequeños' y algunos vignettes, Jim Enright le dio a Jenna la protagonista de su película 'Priceless', un filme de cine negro. Pese a la buena intención, el filme termina aburriendo un poco y no te transmite el interés por saber su resolución. Jenna tiene dos escenas sexuales en la película: una con Misty Rain y otra con Peter North. Realiza un papel aceptable, pero muy lejos del nivel que demostraría en sus siguientes películas. De todos modos, fue una película importante en su carrera ya que la empezó a posicionar como la estrella en la que se iba a convertir y le dio un nombre en el negocio.



Cover to cover (Brad Armstrong, 1995)

'Cover to cover' es una cinta relativamente desconocida (u olvidada) de la filmografía de Jenna Jameson. Y es que de hecho es un vignette, una película de escenas sueltas sin una trama argumental común. Pero lo cierto es que es un muy buen vignette digno de reseñar. Jenna es una joven apasionada de la lectura que utiliza los libros para evadirse y fantasear. Así, en su periplo por la biblioteca podremos disfrutar de algunas de sus fantasías.

La película empieza directamente con una de esas fantasías, con Brad Armstrong a caballo diciéndole a una Jenna muy elegante que la Guerra Civil ha acabado y celebrándolo como es debido. Decepciona ver, tras el polvo, que la película no sigue esa trama, sino que es un vignette, pero lo cierto es que funciona bien, con ambientaciones muy diversas y muy bien trabajadas. Además, en la biblioteca no siempre va todo bien, sino que una mujer interrumpe a Jenna cuando empezaba a fantasear con una novela romántica y, en otra ocasión, Jenna cierra rápidamente un libro cuando su fantasía se empieza a truncar y una bala está a punto de atravesarle el pecho en el antiguo oeste.

Tras su escena con Brad, tenemos a Jenna de experta en artes marciales que se lo monta con la asiática Kia con pollas de goma; a Jenna de bailarina masturbándose tras el ensayo y sacando un collar de perlas de su coño; a Jenna de femme fatale agotando con sexo a un boxeador antes del combate, y una Jenna en una partida de póker que termina sobre el tapete en un fantástico trío de rubias con Kaitlyn Ashley y Shelby Stevens que se transforma en un full cuando los dos chicos presentes se masturban con la escena y se corren en la cara de Jenna.


Wicked One (Brad Armstrong y Greg Steelberg, 1995)

"Wicked One" fue la primera película que realmente permitió a Jenna mostrar su talento. El dúo Armstrong/Steel y también Brad Armstrong en solitario (su marido durante unos años) le brindó a Jenna algunos de sus mejores papeles y películas. Ya bajo contrato exclusivo para Wicked Pictures, esta es, sin duda alguna, una de las mejores películas de Jenna. La doctora Shannon Cyprus (Tiffany Milion) tiene un programa, en la radio, de consulta sentimental. Siempre se cuelan llamadas algo impertinentes, pero una será verdaderamente irritante. Aunque no le da más importancia, la chica al otro lado del teléfono (Jenna Jameson) llamará en repetidas ocasiones y comenzarán las amenazas. Una venganza se cierne al otro lado del hilo telefónico. Es peligrosa y está dispuesta a todo.

Jenna desborda talento en su papel como loca vengativa. Hay que darle las gracias a su talento y, por supuesto, a un buen guión y un buen trabajo en la dirección del multigalardonado Brad Armstrong y de su compañero de fatigas por aquellos tiempos Greg Steel. La película se desarrolla con mucha fluidez, el suspense va creciendo a medida que pasan los minutos, los personajes principales despiertan interés y las escenas sexuales son de primer nivel. Jenna participa en seis de las siete escenas de la película: una romántica y genialmente ambientada escena con Jon Dough; una enérgica escena de masturbación; dos escenas lésbicas, una con Patricia Kennedy y otra con Tiffany Million (donde ésta rocía a Jenna con leche directamente surgida de su pecho); y dos tríos: uno con Channon y Tom Byron y otro con Peter North y Mark Davis. Todo excepcional.

También hay que destacar la banda sonora, de G.G. Steel (el propio director) y el tema principal de la película, titulado "Wicked One", también compuesto por Steel y con Jenna como vocalista. Sin duda, un filme imprescindible para todos los fans de Jenna Jameson y para los aficionados al cine porno argumental. En los AVN Awards celebrados en enero de 1996, su papel en 'Wicked One' le valió el premio a la mejor actriz, además de ganar el AVN a la mejor novata del año, el de mejor escena sexual por su número con T.T. Boy en 'Blue Movie', el XRCO y el Hot D'Or a la mejor novata y el Hot D'Or a la mejor actriz americana, premio que también ganaría los dos años siguientes. Una serie de premios que fue todo un hito en el año en que despegó la carrera de Jenna.


Blue Movie (Michael Zen, 1995)

"Blue Movie" era una gran oportunidad para Jenna. Trabajar con Michael Zen en uno de sus proyectos más personales y ambiciosos. Una película de cine dentro del cine. Una periodista (Jenna Jameson) debe averiguar dónde está y qué le pasa a un importante director de cine para adultos. El director (Steven St. Croix) se encuentra en un momento de crisis, se traviste y va al psiquiatra. Jenna se introducirá en su set de rodaje y acabará participando en la película en busca de su historia.

Pese a que tiene el particular "toque Zen", trata un tema tan interesante como el cine dentro del cine y ha recibido tan buenas críticas, a mí no me terminó de gustar esta película, me pareció que el ritmo era desacompasado y la intriga muy floja (quizá necesita una revisión por mi parte, hace ya años que la vi). Sinceramente, me pareció una película sobrevalorada (venga, echaos sobre mí, xD) que ganó el AVN a la mejor película ese año. Jenna hace bien su papel y sexualmente realiza un buen trabajo. Además de un solo al principio de la película (la famosa escena del balón azul), Jenna comparte fluidos con T. T. Boy (escena que les valió un AVN a la mejor escena sexual del año)  y realiza un trío lésbico con Jeanna Fine y Lana Sands.


Phantasm (Bud Lee, 1996)

Esta película de Bud Lee no acaba de tener mucho sentido al no saber (o no querer) aprovechar su idea inicial: dos amigos entran en un club de perversión donde deberán superar diversos retos sexuales si quieren pertenecer a él. Los amigos son Asia Carrera y T.T. Boy y la dueña del club… sí, Jenna Jameson, que reserva su número para el final de la película, el último reto de la pareja, un reto que deberán afrontar juntos dando placer a Jenna. Antes de eso, Asia se lo monta con dos maniquís que cobran vida (Anna Malle y Steve Drake) y luego con un Tom Byron que la deja en otro universo paralelo. T.T. Boy deberá dar placer a Paisley Hunter y Selena y ambos presenciarán una sesión de dominación light con Bridgette Monroe, Goldie Star y John Decker. Una buena idea, buen sexo, pero deja la sensación de que todo termina como si nada y de que no han aprovechado el potencial del material que tenían entre manos.


Jenna Loves Rocco (Tony English, 1996)

En tan sólo algo más de un año de carrera, Jenna Jameson ya se había convertido en una gran estrella. Los Estados Unidos estaban rendidos a sus pies. El siguiente paso era el resto del mundo, y nada mejor que aliarse con el Rey, Rocco Siffredi. En esta película, Rocco sorprende a su mujer follando con dos hombres en su propia casa. Sin pensarlo, saca su arma y asesina a los tres. Desesperado, huye a Estados Unidos, donde espera evitar las consecuencias de su crimen y empezar una vida nueva. Sin embargo, una noche, en un bar, conocerá a una mujer... a la mujer equivocada.

Se trata de una mala película. Sí, como suena. La secuencia a cámara rápida por las carreteras de la ciudad y el planteamiento son lo único que 'Jenna Loves Rocco' tenía que ofrecer a nivel cinematográfico. Y todo eso (secuencia y argumento) termina antes de haber transcurrido los primeros 20 minutos. El resto... cinco escenas de sexo en una historia que no va a ningún lado.

Sin embargo, hay que decir que a nivel sexual la película cumple las expectativas. Sexo morboso, variado, enérgico y de calidad. Jenna tiene dos de las cinco escenas de la película: una escena grupal con Roxanne Hall, Brooke Waters y Alex Sanders, y la esperada escena con Rocco Siffredi (premiada con el AVN a la mejor escena sexual del año). Realmente muy buenas escenas las dos (aunque a Rocco se le notaba que deseaba hacerle un anal a Jenna y no le dejaban, xD). Mucha pasión y goce total. La película sirvió para ver un duelo irrepetible entre dos de los grandes nombres de los 90. No perdáis el tiempo en ver la película; saltad directamente a las escenas sexuales y, en concreto, a la de los dos protagonistas.


Lip Service (Brad Armstrong y Greg Steelberg, 1996)

El mismo equipo que creó 'Wicked One' se lanzó a por otro thriller. Aunque no tan bueno como el anterior, "Lip Service" también constituye un buen ejemplo del cine de los inicios de Wicked Pictures. Jenna trabaja en una línea erótica. Tras complacer la fantasía de Brad Armstrong y todavía con el teléfono pegado a la oreja, dos mafiosos entran en casa de Armstrong y lo matan. Jenna lo oye todo y los mafiosos se percatan de que está al otro lado. Ahora ella está en el punto de mira.

También muy bien construida (aunque algo corta), la película entretiene, interesa y excita. Jenna participa en cuatro de las seis escenas de la película: la del principio con Brad Armstrong, con una edición y realización y un tema musical fantásticos; otra con Vince Voyeur, que interpreta a su marido; un apasionado trío con una ambientación siniestra con Steven St. Croix y Mark Davis; y un cuarteto lésbico con Rebecca Lord, Serenity y Ashley Renee. Otro buen ejemplo del buen cine que hacía Jenna en sus inicios y que la catapultó hacia la fama. Muy recomendable.


Hard Evidence (Brad Armstrong y Greg Steelberg, 1996)

De nuevo Armstrong y Steelberg unen sus fuerzas en un filme de suspense con Jenna Jameson. En este caso, Jenna no es la protagonista, o, al menos, no es la fémina que más aparece en pantalla. Un hombre ha aparecido muerto en la cama. La principal sospechosa es su mujer (Jeanna Fine), una mujer con estilo, seria y fría. De hecho, incluso hay un vídeo en el que se la ve practicando sexo con su marido hasta la muerte. Ella nunca le fue fiel, pero asegura que es inocente.

Pese a ser una película interesante y tener buenas escenas argumentales de estilo muy clásico, no es de los mejores filmes de Armstrong y Steel (y, además, deberían pedir perdón por la carátula del video, xD). Jenna hace bien su papel, aunque está poco desarrollado. De hecho, el filme sabe a poco justamente porque está poco desarrollado (aunque mejor hacer algo corto que liarlo más y hacerlo aburrido) y porque abusa de los estereotipos. Jenna tiene tres escenas en la película: un trío con Peter North y Bobby Vitale, otro con Mark y Channone, y una escena lésbica con Jeanna Fine. Son buenas escenas, pero la reina del filme es Jeanna Fine, que desprende sensualidad y sexo en cada una de sus escenas, sexuales o argumentales.


Silver Screen Confidential (Jim Enright, 1996)

Ambientada en el Hollywood de los años 50, iniciada con uno de esos reportajes de las estrellas que pasaban entonces en el cine y con una producción más que notable, Jonathan Morgan interpreta a un agente de estrellas capaz de convencer a cualquiera, Davia Ardell a la actriz más cotizada del momento y Jenna Jameson a la ex mujer de Morgan y periodista estrella de Silver Screen Confidential, capaz de acabar con la carrera de cualquiera. Cuando Jenna viaja a Los Ángeles a buscar su gran historia todo se complicará para Morgan.

Como he dicho, la producción es más que buena, la ambientación da mucho de sí y el planteamiento inicial tiene posibilidades; incluso tiene unas cuantas buenas líneas de diálogo. Pero la película se hace pesada y sin interés. Pese a todo lo que tiene a su favor, le falta ritmo y cansa ver tanta sobreactuación con líneas interminables de diálogo en un guión que no se ve muy bien a donde va. Por suerte, hay unas cuantas escenas de sexo para animar el asunto, entre ellas dos de Jenna: la primera, tirándose a un T.T. Boy algo pirado, y la segunda, con la estrella de cine que le dará su gran exclusiva, Peter North.


Betrayed (Greg Steel, 1996)

Una más que entretenida película de uno de los hombres que más hicieron por Jenna en sus inicios. Viendo este trabajo de Steel sin su inseparable Brad Armstrong (aquí hace sólo un cameo) podemos decir que de ese tándem Greg era el que tenía más visión de director y Brad más ojo más para los guiones. Esta es una película con potencial pero que podría haber sido bastante mejor al tener un guión interesante, pero algo vacío de conflicto real. De todos modos, contiene algunas secuencias con talento tras la cámara, una buena economía de recursos y una fotografía más que eficiente.

La historia es la de Jimmy (Vince Voyeur) que vuelve a la ciudad tras un tiempo fuera y visita a su mejor amigo, Jack, que le presenta al nuevo gangster que domina la ciudad, un negro enorme llamado Little Papa para el que Jack trabaja. Lo que no saben es que Jimmy es ahora policía y busca acabar con la organización de Little Papa.

Jenna interpreta a la mano derecha de Little Papa, una asesina sin remordimientos que descubrirá la tapadera de Jimmy. Por desgracia, Jenna, que está genial en su papel de mala, sólo tiene una escena sexual en la película, la última. Pero resulta que el lésbico con Sindee Coxx es una de las mejores escenas de la película, con las dos rubias retozando en un almacén y Jenna haciéndole un (casi) fistfucking a Coxx con cuatro de sus dedos. El resto del sexo tampoco tiene desperdicio.


Conquest (Brad Armstrong y Greg Steelberg, 1996)

Los directores de las dos mejores películas de Jenna hasta el momento volvieron a unir sus fuerzas para sacar adelante una superproducción sin parangón en la historia del porno. 'Conquest' fue la apuesta más arriesgada de Wicked Pictures hasta la fecha y un vehículo excepcional de lucimiento de Jenna, de Wicked y de la calidad de ambos directores y guionistas.

El Capitán pirata Jack Ransom (Vince Vouyer) busca al asesino de su mujer para vengar su muerte. En una parada para rescatar a un compañero, Rachel (Jenna Jameson) y su mejor amiga (Shayla Laveaux) suben al barco como polizones. Rachel también busca venganza. El mismo hombre que mató a la mujer de Jack asesinó a su padre. Mientras tanto, el Príncipe de Inglaterra contrata al sanguinario William James (Brad Armstrong) para borrar del mapa a Jack Ransom y sus piratas y así poder hacer navegar sus barcos de contrabando sin problemas.

Poco que objetar a esta cinta de Armstrong y Steel. La historia está bien contada, las escenas sexuales son abundantes y bien distribuidas, entretiene, está bien hecha y deja satisfechos a todos. Además, encontramos orgías, lésbicos, escenas románticas y otras más duras y morbosas. Jenna tiene tres escenas. Un lésbico con Shayla LaVeaux, un trío acto seguido con LaVeaux y Alex Sanders y la escena final con el protagonista, interpretado espléndidamente por Vince Voyeur (esta última escena, premiada con un AVN Award). Un filme altamente recomendable.

Es una pena que Armstrong y Wicked no se lancen ya a proyectos de este tipo y que Armstrong y Steel no hayan unido sus fuerzas en más ocasiones para brindarnos películas tan interesantes y bien hechas como esta. El espectador del siglo XXI quizá opine que no ha envejecido muy bien o, mejor dicho, que el estilo de los 90 está muy presente y se hace notar aún más al ser una gran producción; sobre todo si la compara con cintas de piratas más recientes como las dos 'Pirates' de Digital Playground (aunque el tono es muy diferente, drama/acción la de Armstrong, comedia/aventuras la de Joone). Es algo que también pasa con el cine convencional y que no rebaja la calidad de la cinta.


Jinx (F.J. Lincoln, 1996)

Jenna interpreta en esta película a una prostituta que es acogida por un chico que acaba de conocer después de que éste golpee a su chulo dejándolo inconsciente. Pese a la complicidad que surge entre ellos, Colt Steel y Jameson no follan en toda la película. Y es que, aunque él espera que deje la prostitución, ella decide volver con su chulo aunque sin dejar de verle. Lo cierto es que la película se hace un poco aburrida y los seis números sexuales son bastante normalitos. Jenna tiene un lésbico bastante activo en la bañera con Caressa Savage, un trío laboral con Nico Treasures y el gigante Alex Sanders y un buen número final en el que, tras entrar a gatas en el bar y poner cachondos a todos los clientes con un striptease y restregándose contra ellos, se folla ahí mismo a su chulo. Sólo para muy fans.


Smells like… Sex (Steve Perry, 1996)

No se puede negar que 'Smells like… Sex' es una película original. Sin duda, se podía haber sacado mucho más partido de la idea, pero no deja de ser una película que vale la pena ver. Jon Dough interpreta a un chico con un olfato superdotado, lo que le trae problemas de pareja ya que, aunque le guste la chica, no logra excitarse si su olor no le excita. Sorprende a una pareja en una gasolinera (un tremendo número entre Shayla LaVeaux y Mark Davis) y le llama más la atención el olor a gasolina que el sexo, y pilla a otra en el campo (Nici Sterling y Wilde Oscar, con anal y squirt incluido) y se fija en el olor de los árboles y las flores. Su mejor amiga y compañera de piso (Jenna Jameson) le recomienda ir a una especialista que, al principio, no le soluciona mucho (es Juli Ashton, que resulta ser fetichista del olor del cuero y se tira en una muy buena escena con doble penetración a Tony Tedeschi y TT Boy y más tarde se masturba con el zapato de Jon).

Al final, Jon se somete a una terapia de realidad virtual y todo se soluciona sin más. Jon llega a casa y pilla a Jenna masturbándose junto a la piscina y tanto ella como su olor le resulta embriagador. Hablan y sí, el amor es mutuo y follan junto a la piscina en otra buena escena de la película. Realmente todas las escenas de la película están muy bien, y no es una excepción otra estupenda escena con Jenna Jameson, recién depilada para sorprender a su novio (Vince Voyeur) que se la tira con la ayuda de dos sorpresas más, Felecia y Kyley Ireland. Sin duda, una película muy entretenida, con un punto de vista original y con muy buen sexo a lo largo de toda la cinta.

Pero, por si fuera poco, y acorde al argumento, es una película con Smell-O-Vision (la primera porno que lo usaba), un invento que fracasó estrepitosamente (seguramente para bien) que permitía mezclar la película con los olores. La película se vendía con una tarjeta que se rascaba y olía. Así, de vez en cuando (cuando Jenna saca el gel en la bañera, cuando Jenna se pone una cereza en su coño depilado, cuando dos chicas se ponen nata en los pezones, cuando aparece la ropa de cuero de los amantes de la doctora, incluso cuando Jon huele el culo de Jenna) aparecen unos números que corresponden con uno de los olores de la tarjeta que el espectador debe olfatear mientras ve la película para 'disfrutarla' plenamente. Inventos…


Satyr (Michael Zen, 1997)

Jenna volvió a ponerse bajo las órdenes de Michael Zen (y lo volvería a hacer en el futuro) en una nueva y perversa película. A mi juicio, más acertada que 'Blue Movie', Jenna protagoniza este filme extraño y fantasioso y comparte pantalla con dos mujeres de excepción: Missy y Asia Carrera.

Fawn Deering (Jenna Jameson) se dirige a la mansión de la Doctora Jade para entrevistarla, ya que ella le puede ayudar a completar su estudio de los Sátiros. Una vez allí algo la atrapará. La libido, la pasión animal o, incluso, el amor. Sea como sea, su visita la transformará y cambiará para siempre su vida y la de los que habitan en la mansión, un lugar que esconde un terrible secreto.

Se trata de una película bien rodada, morbosa, interesante y que conoce sus limitaciones. El equipo técnico y artístico realiza un buen trabajo, destacando el vestuario y maquillaje, siempre importantes en los filmes más personales de Zen. Jenna actúa bien, al igual que Asia Carrera, y la historia se desarrolla de forma muy fluida y con el extraño misticismo que envuelve siempre las producciones de Zen.

Jenna tiene tres escenas: un mítico lésbico con Missy (AVN a la mejor escena lésbica del año), un trío con Mickey G. y Brad Armstrong en la bacanal y una escena selvática con Brad Armstrong. Pese a que Jenna está increíble en la película (sobre todo en la escena sáfica con Missy), la mejor escena sexual de la película no es suya, sino de una de sus compañeras de reparto, la sensual y voluptuosa Stacy Valentine. Stacy comparte fluidos con Peter North y Tom Byron, que culminan su escena con una estupenda doble penetración.


Wicked Weapon (Brad Armstrong, 1997)

Jenna era reportera de televisión. En una salida junto a su novio, cámara del canal, una tormenta les sorprende y un rayo alcanza al cámara. Él muere al instante y la fuerza del rayo llega hasta Jenna a través del cable. Ella no morirá, pero el poder electrificante del rayo la cambiará para siempre y la convertirá en la nueva defensora de la ciudad, aceptada a regañadientes y por necesidad por parte de la policía. Cuando Ice (Laure Sainclair), una malvada mujer, amenaza con congelar la ciudad si no se acatan sus exigencias, Jenna deberá entrar en acción.

Sin duda un argumento disparatado, pero no más que otros que incumben a superhéroes. Armstrong hace un buen trabajo es este filme, pero sin duda, la película adolece de falta de presupuesto para un proyecto de estas características. Hoy en día, la película se nota envejecida, bastante cutre en algunos momentos; pero sin duda el resultado es encomiable teniendo en cuenta el presupuesto y la época en que fue realizada. Jenna sobreactúa en varios momentos, al igual Armstrong y Sainclair, pero es lo que reclaman los personajes.

Jenna tiene cuatro escenas en la película. Una con Brad Armtrong; una orgía con Nici Sterling, Sindee Coxx, Laure Sainclair, T.T. Boy y Peter North; un lésbico con Jill Kelly, y, para terminar, de nuevo con Armstrong para una felación. Entretenida, eso sí, pero poco remarcable. Por lo menos, vale la pena echarle un vistazo, pero no esperéis la película porno definitiva. Quizá Armstrong debería intentar el remake. O no.


Jenna's Revenge (Brad Armstrong, 1997)

Otra joya que nos brinda Jenna junto a su marido por aquellos tiempos, Brad Armstrong. Una de suspense, bien contada, bien rodada y con mucho sexo. Ray (Brad Armstrong) es un asesino a sueldo contratado por Jenna para matar a su marido (Tony Tedeschi). Ella le encuentra en un bar, sólo acompañado por el camarero, un antiguo amigo. Le cuenta que su marido la maltrata y que no puede aguantar más. Ray acepta el trabajo, pero Jenna no es lo que parece. Trama un plan y no piensa dejar cabos sueltos. Además, todo se complicará cuando la relación entre Ray y Jenna pase del terreno profesional al sentimental.

Jenna tiene cuatro escenas en esta película. Una con Toni Tedeschi al poco de comenzar, una sensual escena de baile sobre la barra de un bar, otra con Brad Armstrong y una cuarta con Tedeschi y Sindee Coxx. No tienen desperdicio. La mejor, seguramente, el trío; pero a mí el bailecito en la barra me dejó sin aliento.


Paradise (Brad Armstrong, 1997)

'Paradise' es una película con muy poco argumento (casi un vignette) en el que un grupo de personas llega a un resort llamado 'Paradise' hecho para disfrutar al máximo. Como era de esperar, lo que nos ofrece es un número sexual tras otro entre los clientes del resort y alguna fantasía sexual que se imaginan. Eso sí, muy buen sexo al puro estilo de los 90.

Una rotunda Holly Body se tira a Mark Davis; Kaitlyn Ashley, Nikki Lynn, Jonathan Morgan y Mickey G. se montan una fiesta, y Johnni Black y Steve Drake hacen lo propio tras un masaje, con anal en las dos escenas de parejas. Pero Jenna Jameson es la que más atención recibe (para algo era la esposa del director) y la tenemos disfrutando de un buen trío al poco de llegar con Peter North y TT Boy, en una fantasía lésbica con Avalon y Missy, y en la orgía final de despedida con Holly Body, Missy, Brad Armstrong y Mark Davis.


Dangerous Tides (Brad Armstrong, 1997)

En 'Dangerous Tides', un grupo de cuatro traficantes de droga armados logran abordar un crucero mediante una señal de socorro falsa. A bordo, buscan a un tipo del que sólo saben el nombre y que transporta, escondido en el barco, un buen cargamento de droga. Hasta que encuentren la droga matarán a un rehén cada dos minutos. El propio argumento ya te pone ante una cinta de acción clásica y esa parte, la de la acción, está bastante bien llevada por Armstrong. El problema es que toda esa trama no llega hasta la segunda mitad de la película. Los primeros 45 minutos sólo nos muestran a los pasajeros del barco divirtiéndose y follando, sin rastro de la amenaza que se cierne sobre ellos. Sin conflicto no hay película y el conflicto llega cuando ya te piensas que estás viendo un vignette de gente follando en un crucero.

Jenna interpreta al Bruce Willis que necesita esta historia, el pasajero que se pone chulo y salva la situación, aunque ella utiliza otras armas además de las pistolas. Seducirá y se follará a uno de los secuestradores (Mickey G.) en una buena escena a la luz de la luna para después tirarlo por la borda. Y eso que poco antes de que lleguen los traficantes lo da todo en una breve orgía lésbica con Angelica Sin, Antonia, Barocca, Charlie y Melissa Hill en la cubierta y con el oficial del barco (Vince Voyeur) en el puente de mando. Con un guión un poco más trabajado y un poco más de ambición, podría haber sido una de las películas más recordadas de Jenna.


Flashpoint (Brad Armstrong, 1998)

No contento con haber creado la mayor superproducción del porno con 'Conquest', Armstrong se lanzó a otro ambicioso proyecto, como casi siempre, con su mujer a la cabeza. 'Flashpoint' prometía hacer desaparecer la línea que separaba el porno del cine convencional y para ello trajo un melodrama con el cuerpo de bomberos como plantel principal. Jenna trabaja para la división 23 del cuerpo de bomberos. En una misión aparentemente fácil, Jenna pierde a uno de sus más queridos compañeros. Tras este incidente, todo se complicará cuando la policía comience a investigarla, ya que han encontrado pruebas de su presencia en incendios provocados donde su unidad no había sido enviada.

Es, seguramente, la película mejor realizada de todas las que Armstrong había hecho hasta el momento. Todos los detalles muy cuidados, el (alto) presupuesto está bien invertido y tiene un gran reparto. Sin embargo, y pese a que reconozco que es una buena película, no se ha colado entre mis favoritas. La combinación de drama/acción se decanta demasiado hacia lo primero y te deja esperando unas salidas de los bomberos más espectaculares, que es lo que vendía la película. Además, el suspense acerca de la investigación que le hacen a Jenna no está muy bien creado y es fácil adivinar quien la está incriminando. Cuando llega la mejor escena de acción (el incendio final, donde no se escatimó en gastos y los actores trabajaron con fuego real y se resuelve el suspense con más acción) ya es demasiado tarde para mí. Me gustó, pero no me apasionó. Además, el look de la película se ve, hoy en día, algo añejo en algunos momentos, muy noventero.

Jenna tiene tres buenas escenas sexuales en la película. Una fantasía de TT Boy con Jenna como una diablesa de corsé plastificado; una escena más tradicional, pero apasionada, con Mickey G en el parque de bomberos, y un lésbico con Brittany Andrews en los baños de un restaurante que sube al máximo la temperatura, la escena más mítica de la película. Además de las escenas de Jameson, el filme contiene muchas más protagonizadas por gente como Asia Carrera, Jill Kelly, Missy, Sindee Coxx y Sydnee Steele entre otros. La parte argumental es buena y la sexual todavía mejor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Compártelo / Share it via Addthis

Lo más leído en el último mes

Entradas más leídas del blog

Seguidores

Porno Gafapasta tiene entradas y comentarios que dan vida al blog!!!

Blogs

Compártelo / Share it via Addthis

Translation

traductor para el blog blogger web

Sígueme en Twitter

Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons y Todos los textos de este blog se encuentran bajo licencia Creative Commons. Haced clic en la imagen para ver condiciones

CINE X SIGLO XXI

CINE X AÑOS '90

CINE X AÑOS '80

CINE X AÑOS '70

Lo más leído esta semana en Porno Gafapasta

ESPERANDO EL ESTRENO DE...

  • 'Saving Humanity' - AMKIngdom (sin fecha)
  • 'Machete' - GrindhouseXXXParody (sin fecha)

Follow by Email

E-mail

E-mail
Sí, es correcto, con el guión bajo en medio; hotmail no me deja hacerlo de otra forma, xD

Archivo del blog

Etiquetas

VIDEOCLIPS

Kristina Rose en el videoclip de King Fantastic "Why? Where? What?"

Why? Where? What? from King Fantastic on Vimeo.

Mítico vídeo de Helix con Traci Lords. Sin censura


Helix - Gimme, Gimme Good Lovin'
Cargado por hairmetal. - Ver más clips de música, videos en HD!

Comentarios

Ver los anteriores vídeos destacados

Contador de Visitas

Free counter and web stats Site Meter

wibiya widget