Content feed Comments Feed


Hay que decirlo sin rodeos. Jacky St. James es, si no la mejor, una de las mejores y más grandes guionistas y directoras del porno argumental actual. Y películas como 'The Submission of Emma Marx: Boundaries', su último estreno y secuela de su éxito de 2013, lo dejan claro. Sabe contar sus historias con maestría, manteniendo al espectador con la tensión sexual a flor de piel durante todo el metraje y dejándote esa sensación, ya casi olvidada, de haber visto una verdadera película para adultos.


Y si 'The Submission of Emma Marx' era una suerte de respuesta al éxito de la novela '50 sombras de Grey' sin ser una adaptación, esta secuela va más allá y supone una respuesta contestataria a aquellos que piensan que lo que muestra la película de Hollywood es el verdadero BDSM y a los que no comprenden qué es lo que supone y proporciona para una mujer una relación de sumisión.


Han pasado tres años desde que Emma (Penny Pax) y el señor Frederick (Richie Calhoun) iniciaron su relación y todo va mejor que nunca. Pero Frederick propone sobrepasar nuevos límites e introducir a un nuevo miembro puntual en sus relaciones sexuales, algo que hace dudar a Emma y tambalear la relación.


Se nota que en esta secuela St. James dirige en solitario. Aunque el tono no es tan íntimo (tan de mirada furtiva) como el de la primera parte, sí podemos apreciar un punto de vista más personal, un intento por transmitir un mensaje positivo de las relaciones de sumisión hablando de los límites, el acuerdo mutuo en la relación y de cómo algunas cadenas nos pueden hacer más libres.


Para ello, además de la propia historia que vive la protagonista investigando el límite de sus límites, St. James utiliza, de nuevo, a la hermana (Riley Reid) como contrapunto al principio y al final de la película. No hay nada como chocarte contra la cotidianidad para darte cuenta de que lo nuevo, lo extraño, lo distinto es lo que, muchas veces, vale la pena.


Pese a que el sexo está presente durante toda la película, hay cuatro escenas sexuales propiamente dichas. Riley Reíd y Van Wylde deciden probar cosas nuevas tras tres años de matrimonio. Riley se venda los ojos y tiene con Wylde una escena realmente sensual y excitante. Tras este jueguecito, Riley le dirá a su hermana que ya entiende perfectamente el BDSM y que lo aprueba, lo que hará ver a Emma lo lejos que está su hermana y la sociedad en general de comprenderlo.


Tras la propuesta de Frederick de introducir a otra persona en la relación y las dudas de Emma, él le pide que se vende los ojos y se masturbe fantaseando con otro hombre. Ella elije a su compañero de trabajo, Shane (Logan Pierce), y cuando empieza a excitarse, sin quitarle la venda, Frederick se acerca a ella y tienen una estupenda escena anal (un antiguo límite que ya superó en la primera película) que deja más que satisfecha a Emma y al espectador.


Frederick hará que Emma vaya dando notas insinuantes a Shane, y ella cada vez entrará más en el juego; pero todo se truncará cuando una antigua sumisa de su amo se presente en la oficina. Entre ellos no llega a pasar nada, pero la duda y los celos la invaden, lo que decepciona a Frederick. Todo acabará saldándose en una secuencia de sexo, castigo y acercamiento que restablecerá los límites de su relación, dando un paso atrás para poder dar un salto y romper otros límites.


Ese salto llega cuando Emma se siente preparada y es ella la que decide introducir a Shane en la ecuación. Esto da pie a la última escena sexual del filme, un caliente trío entre Penny Pax, Richie Calhoun y Logan Pierce. De forma natural, sin forzar la situación, la excitación y la comodidad van creciendo entre ellos y nos brindan un estupendo, excitante y realista trío que cerrará la película.


Tras todo este viaje, vemos cómo la película trata realmente sobre esos límites consensuados de las relaciones BDSM y de cómo hay gente hecha para romper límites y otros para vivir en una zona de confort. El personaje de Emma lo explica muy claro al final, refiriéndose a la relación de su hermana y a la suya: "No todo el mundo debe cruzar sus límites. Algunos prefieren la seguridad y el confort de hacer sólo lo que es habitual. Y eso está bien. Pero para otros, los límites se deben difuminar, expandir, cruzar... porque para algunos la vida no va de estar cómodo, va de ser libre".


The Submission Of Emma Marx Boundaries by New Sensations

Watch FREE Adult DVD & BluRay Trailer

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Compártelo / Share it via Addthis

Lo más leído en el último mes

Entradas más leídas del blog

Seguidores

Porno Gafapasta tiene entradas y comentarios que dan vida al blog!!!

Blogs

Compártelo / Share it via Addthis

Hazme una pregunta ----> ask.fm/PornoGafapasta

CINE X SIGLO XXI

CINE X AÑOS '90

CINE X AÑOS '80

CINE X AÑOS '70

Translation

traductor para el blog blogger web
Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons y Todos los textos de este blog se encuentran bajo licencia Creative Commons. Haced clic en la imagen para ver condiciones

Lo más leído esta semana en Porno Gafapasta

Follow by Email

E-mail

E-mail
Sí, es correcto, con el guión bajo en medio; hotmail no me deja hacerlo de otra forma, xD

Archivo del blog

Etiquetas

Contador de Visitas

Free counter and web stats Site Meter

wibiya widget